Notas

¿El color condiciona nuestro consumo?

¿El color condiciona nuestro consumo?

Entre el 62% y el 90% de la información que recibimos en los primeros 90 segundos tras ver a una persona o un objeto se refiere al color” según un estudio de la empresa americana Kissmetrics.

Así mismo, el neuromárketing tiene muy en cuenta que el color es lo primero que se ve y es lo que más se recuerda.

Los valores cromáticos condicionan el estado de ánimo. Pueden provocar estímulos, ilusión, fantasía,  tristeza y un sinfín de emociones,  condicionando  así, el comportamiento al consumo.

Qué color para qué día, qué color para qué personalidad. Qué color para qué emoción. Qué color para qué producto.   Pues varios estudios de comportamientos de consumo comprobaron que el color afecta notoriamente los hábitos de compra de las personas.  

Los expertos en colorimetría recomiendan usar ciertas gamas de colores para promover determinados productos. Como por ejemplo, el rojo transmite energía, urgencia, pasión, sentimiento y apetito. Movimiento. Es dinámico y emotivo. Por todo ello, se recomienda para coches deportivos, alimentos, bebidas energéticas, pasta, galletas, salsas. Ideal también para el atrevimiento y el erotismo, sobretodo asociado al negro, pues transmiten misterio.

El gris, en cambio, no se utiliza para los productos de consumo cotidiano. No seduce al comprador porque transmite tristeza, silencio, monotonía.

El verde es símbolo de salud, naturaleza, esperanza, ecología. Es un color que provoca calma y tranquiliza. Evoca seres vivos y fertilidad. De modo que es ideal para productos de herboristería, slow food, cultivos.  Pero según sus tonalidades provoca otras sensaciones.. Las tonalidades más oscuras evocan el dinero.

El naranja, por su parte, es como una llamada a la acción, a suscribirse, a comprar o a vender. Es un símbolo de creatividad y entusiasmo. No por casualidad la utilizan algunas entidades financieras.

El blanco asociado a la inocencia, pureza, serenidad, paz.  Crea impresión de vacío, de infinito y  de luz. Y además combina bien con el resto de colores. Por ello sugiere bajo contenido calórico, productos de tocador y alimentos esenciales: arroz, harina, sal.

 El negro, en cambio, es pura contradicción. Potencia, exclusividad, lujo, elegancia; pero también muerte, luto, terror. Hay, por tanto, que saber combinarlo bien para no provocar el efecto contrario al deseado.

 Mientras que los compradores impulsivos responden mejor al rojo, naranja, negro y azul. En cambio aquellos que planean más sus compras, responden mejor al rosado claro, celeste y azul marino.

radioclick

febrero 2nd, 2021

No Comments

Comments are closed.